Para aquellos que piensan, equivocadamente, que todos los pollos son iguales o para aquellos que, por el contrario, buscan una selección de aves de gran calidad tenemos algo que contarles. A escasos metros de Cientotreintaº, en el Mercado de Vallehermoso, podemos encontrar una de las mejores pollerías de Madrid. Se llama Hermanos Gómez Ortiz y sus propietarios Higinio y Antonio Gomez Ortiz son conocidos en el mundo de las aves y la caza no solo a nivel local si no también nacional.

A pesar de tener un modesto puesto en el mercado de Vallehermoso, desde su pequeño cuartel general, venden tanto a los vecinos de la zona como a algunos de los mejores restaurantes de Madrid, así como a muchos otros restaurantes de la peninsula, a los que distribuyen producto de primera.

Su fama, que no es moco de pavo, está avalada por unos productos que no dejan indiferente a nadie.

Por el mostrador de su puesto cada día pasan aves de diversa procedencia aunque la gran mayoría proviene de pequeños productores franceses con los que a lo largo de los años los hermanos Gomez Ortiz han entablado una estrecha relación. Francia, como nos explica Higinio, tiene una gran tradición avícola  y es difícil encontrar productores de otros países incluido España que tengan un género tan bueno como el de nuestro país vecino.

Además de aves de granja; como por ejemplo pollos, coquelet o picantones, pintadas, patos, capones, pulardas, etc; en temporada de caza uno puede encontrar desde becadas hasta palomas torcaces, liebres o incluso ciervo, jabalí y mucho mas.

El día en que te acercas por primera vez a la pollería de los hermanos Gómez Ortiz tienes que dejarte guiar por las recomendaciones de sus anfitriones, ya que saben muy bien de lo que hablan y nunca te defraudan sus consejos. Eso si, mejor no ir con prisa ya que su afabilidad y buen humor lleva a crear tertulias en el mostrador propias de un salón de té.  Estos momentos cordiales que se crean cuando esperas tu turno son a mi parecer la parte mas bonita de hacer la compra en los pequeños comercios, donde uno acaba hablando sobre cualquier tema con todo tipo de personas. En este caso los moderadores de los debates son nuestros amigos “los Polleros”.

Para cuando llegue tu turno habrás pasado un buen rato, en todos los sentidos.